¿Cómo elegir el nombre correcto para tu personaje?

miércoles, mayo 03, 2017 4 Comments A+ a-



En una revisión que le hice recientemente a la novela Las curvas del amor, me di cuenta de que debo ser un poco más cuidadosa a la hora de asignarle los nombres a los personajes.
Caí en cuenta de que en esa novela, tres personajes tienen nombres que empiezan con la misma consonante: Joe, Jerome y J.J. Creo que es una extraña fijación que tengo con esa letra porque tengo otros personajes, en otra novela, en donde repito el trío de Jotas: Jen, James y Josephine. Estoy procurando saltarme esa letra de las listas de nombres que escoja en el futuro.
Reconozco que, en la mayoría de los casos, actúo bajo impulsos y/o gustos. Luego es que me detengo a pensar si el nombre le va o no al personaje☺.
En vista de que no lo estoy haciendo muy bien, decidí investigar si hay alguna técnica ancestral para asignarles los nombres a los personajes en vez de tomar el camino simple de escribir en Google «Nombres para niñas y/o niños Americanos» (En mi caso «Americanos» ya que en casi todas mis novelas los personajes son norteamericanos)
Y resulta que en esa página maravillosa llamada Writer’s Digest encontré un artículo inmensamente útil que debo compartir con ustedes.
Cuando una idea llega a mí y tiene potencial para convertirse en un buen argumento, yo suelo tomar nota tal cual como van llegando y luego voy reestructurando. En un principio, aparecen personajes borrosos que a medida se pule el argumento, ellos ganan mayor nitidez.
Así, mis personajes se forman en carácter y es cuando me surge la pregunta ¿Cuál va a ser el nombre de este personaje? Entonces me voy a Google y abro la página que me aparece en primer lugar que, en muchas ocasiones, tiene que ver con la dulce espera del embarazo. Tal y como hice cuando estaba embarazada y no encontraba un nombre que me gustara en combinación con el apellido de mi marido.
Ya ven qué ten perdida estoy en el tema ¡Ja!🙈
Aunque creo que no soy la única con ese proceder.
En fin, no nos desviemos del asunto.
Una vez me aparece la lista, busco al personaje en mi cabeza y anclo su imagen e incluso, anclo algún episodio/escena que ya se haya creado de forma espontánea entre este y cualquier otro personaje para determinar si un nombre le va bien o no. Hago que el personaje con el que interactúa le llame por su nombre y entonces sonrió o arrugo la nariz indicando si me ha gustado o no.
Sí, soy así de básica.
También me guio muchas veces por la edad del personaje en combinación con su ocupación. Así es como resultó que en Las curvas del amor, la madre de Cam, acabara llamándose Agnes y la hermana de esta, Olivia. Necesitaba que esas dos mujeres tuvieran un nombre fuerte y sofisticado. Y esos, me parecieron encajar perfectamente. Pero no siempre aplico esto, reconozco, otra vez, que mi impulsividad me domina la gran mayoría de las veces.
Como en este medio siempre estamos aprendiendo algo nuevo, creo que es momento de mejorar este punto y aquí les dejo unos consejos muy útiles que escribe Brian Klems en el artículo que les comentaba anteriormente:

·       Comprueba el significado del nombre (si aplica): Brian Klems afirma que es mejor llamar a un personaje Caleb que significa «fiel» o «perro fiel» que matarlo con un nombre del tipo Leal o Goodman a menos que lo coloques con fines cómico/irónico. Esto también podría aplicarse a nombres hispanos del tipo: Castona, Bartolo, Buenaventura, Pomposo. Sí, existen y pueden conseguir más nombres de este tipo en Abueling

·       Identificar los nombres correctos en determinados tiempos de la historia: Si necesitas un nombre para una dependienta de 18 años de edad que trabaja en una tienda de corsé en la Atlanta de 1930 deberías saber que no puedes nombrarle Sierra o Courtney, a menos de que la historia de ese personaje sea tan inusual como su nombre. Debes buscar los nombres de la época en la que escribes. Una mujer de la época de la depresión necesita un nombre del tipo Myrtle o Jane; el lector lo verá con mayor lógica.

·       Repítelo en voz alta: tu novela puede convertirse en un audiolibro y entonces podría ocurrir que un nombre que se ve perfectamente en el papel, en voz alta resulte confuso tal es el caso de: Adam Messina, que en voz alta, podría confundirse con: Adam Essina o Ada de Messina.

·       Gestiona adecuadamente el nombre de todos los personajes de tu novela: tienes que distinguir con facilidad todo el elenco de tu historia haciendo una lista que te permita ver con claridad las iniciales de cada nombre, cantidad de sílabas y lugares de énfasis de cada uno. (Este consejo es fundamental para mí y mi preciado problema con las Jotas)

·       Repetición de iniciales: esta estrategia se emplea para crear especial atención en un personaje por ejemplo: Daniel Deronda, Bilbo Baggins, Ratso Rizzo y Severus Snape.

·       Revisa todo por segunda vez: Brian aconseja chequearlo todo una vez más y nos da un ejemplo del por qué. Cuenta que, cuando escribía su novela, necesitaba un nombre para un abogado de defensa criminal japonés-americano y tuvo una revelación con el nombre Gary Kwan. Le encantó y lo usó para el libro. Tan pronto como miles de ejemplares fueron ubicados en las librerías, escuchó decir a un lector que el apellido Kwan es chino, no japonés. Con ese ejemplo más que gráfico, nos invita a investigar siempre el origen del nombre y si ya el mal está hecho, pues tratar de arreglarlo diciendo que Gary Kwan, el personaje, tenía un abuelo chino que adopta a un japonés huérfano que se convirtió en el padre de Gary… o algo similar a eso.

Yo me atrevería a sugerir que tengan mucho cuidado con los paños calientes que usen para tapar un error como ese porque, a veces, es mejor decir la verdad que incurrir en un segundo error.
Como se los he dicho en otras oportunidades, nuestros lectores no son tontos y pueden perdonarnos un error por despiste o porque simplemente nos encaprichamos con el nombre pero lo que jamás nos perdonarían es que digamos una mentira para tapar un error. Como les digo, esa es mi opinión, ya ustedes deciden qué camino tomar.
Para concluir, el asunto de los nombres debe tratarse con sumo cuidado y así evitar problemas a futuro cuando te des cuenta de que tienes tres personajes que se llaman de forma similar, que sus nombres empiezan por la misma inicial o que fonéticamente podrían confundirse.
¡Ah! Y muy muy importante: recuerda verificar lo de las épocas, no sea que te dé por llamarle Milan o Apple a un personaje de principios de 1900 cuando esos nombres te gustan únicamente porque así decidieron que se llamarían sus hijos Shakira y Gwyneth Paltrow respectivamente.
Y a ti, ¿Cómo te va con esto de los nombres? ¿Alguna vez cometiste el error que me ocurrió a mí? ¿Tienes algún problema con alguna inicial tal como mi asunto con las Jotas?
Te invito a compartir tus experiencias del tema conmigo y con el resto de lectores que se pasan por el blog. Hazlo abajo en la sección de los comentarios.
Y muchas gracias por leer, opinar y compartir este post en tus redes sociales.


4 comentarios

Write comentarios
Itxa Bustillo
AUTHOR
3 de mayo de 2017, 22:47 delete

Hola Stefanía, muy interesante el post, yo la verdad no tengo problemas para escoger nombres a mis personajes o inventarlos y modestia a parte me gustan TODOS los que he escogido hasta ahora jejejeje. Yo no soy asidua a esas webs de nombres para bebé salvo como dices para saber su significado, hay nombres que pueden llenar un santoral (mi abuela me decía que antes era ley obedecer el calendario, caray que bueno que conmigo no hicieron caso porque ella ya no era católica, ni mis padres tampoco jejeje) y hay otros que tienen un significado cristiano o judío, de la misma Biblia se pueden escoger muchos y en mi opinión es una muy buena fuente, hay otros que son típicos de cada país según su lengua, en español hay uffff, un chingo como se diría acá o sea muchísimos, al igual que en inglés, francés, italianos, alemanes, rusos, etc... pero lo que si es cierto es respetar la época a la hora de escogerlos y la trama o lugar donde ubicas tu novela, por ejemplo en mis chicas Warren yo combino en inglés y en español por la sencilla razón de que en el Estado de California hay tanto gringos como latinos, e incluso yo lo aclaro en la novela y otra cosa, de manera inconsciente me he dado cuenta que repito el mismo nombre en dos historias diferentes, esto caí en cuenta no hace mucho pero más que un error lo tomo como un sello o estilo mío y ya, no tengo idea de porqué lo hice pero así lo dejo, incluso eso de nombrar gemelos o trillizos con las misma inicial es algo que me gusta mucho. Lo que se dice sobre la repetición de iniciales eso por supuesto que es para que el personaje principal sobresalga y algo muy típico por ejemplo de los comics de Stan Lee, nombres como Peter Parker, Reed Richards, Matthew Murdock, Scott Summers etc... o incluso la prota de Superman también con el nombre de Lois Lane ya eran conocidos, aunque como autor también -al menos yo- tengo reglas al momento de escoger nombres y tengo algunos que por razones personales no usaría en mis libros pero para mí si es algo fácil escoger nombres para mis personajes, incluso hasta para las mascotas hay que tener el mismo cuidado, dependiendo de lo que sean, su tamaño y color. De verdad que un buen nombre define tanto a la persona sea prota o villano, sea niño, joven o adulto mayor y también a las mascotas. Muy bueno tu post. Buen tema.

Reply
avatar
Stefania Gil
AUTHOR
6 de mayo de 2017, 6:49 delete

¡Hola Itxa! Como siempre, es un gusto tenerte de visita en el blog. Muchas gracias por compartir tu experiencia conmigo y el resto de lectores. No me había detenido a pensar en los comics de Stan Lee, es un excelente ejemplo de repetición de Inicial para hacer aun más especial a ese personaje.
Y es muy interesante el hecho de que crees tu propio estilo como autora para asignar los nombres a tus personajes :)
Me alegra que te gustara el tema.
¡Abrazos!

Reply
avatar
Anónimo
AUTHOR
14 de junio de 2017, 10:27 delete

Hola Stefania. Yo solo imagino fisicamente a mi personaje y los nombro. Por ejemplo la Protagonista de mi novela, que es contemporánea, en un principio de llama Keira y luego Lara, siempre manteniendo el mismo apellido que es Wells. Y el masculino es Lucían, un nombre atemporal que saqué de el un personaje de Underworld.

Reply
avatar
Stefania Gil
AUTHOR
28 de julio de 2017, 7:02 delete

¡Hola! Gracias por leer el post y derjarme el comentario. Me disculpo por el retraso en responder, no había recibido ninguna notificación a mi correo y acabo de ver tu comentario por casualidad mientras ajustaba algunas cosas del blog.
Es 100% válido tu método, el mío es un tanto parecido, solo que yo los mezclo en una escena en la que tengan que interactuar con otras personas para que en algún momento les llamen por su nombre. Ahí decido si me gusta o no. Al igual que combino con los apellidos, si me gusta como suena, lo dejo, si no, no jajajajjaja
Gracias por leerme,
Abrazos.

Reply
avatar

Publicidad

">