¿Cuándo deja de ser profesional el marketing de nuestras obras?

jueves, agosto 20, 2015 4 Comments A+ a-



Una de las cosas más comunes que encontramos en los perfiles dentro de las diversas redes sociales de los autores independientes es: la promoción de sus obras. Como bien reza el dicho: “Lo que no se exhibe, no se vende”
Y es cierto. Si escribes una obra, la maquetas, le haces la portada, la subes a la plataforma y sencillamente te sientas a esperar que se venda, pues lamento informarte que te vas a quedar esperando. No dudo que a alguno le pueda funcionar esa fórmula, pero la verdad, es que no es la regla. Es la excepción.
Así que sí, toca hacer promoción, continua y constante. Con respecto a eso, todos los días me pregunto: ¿Cuándo es suficiente? ¿Cuánto debo postear a diario en las redes sobre mis obras? ¿En cuántas redes debo estar activa? Y lo más importante, que me ocurre con mucha frecuencia, es que no quiero que mis seguidores piensen que estoy haciendo SPAM.
Me cuido mucho de eso. Pero es muy difícil conseguir el equilibrio que me permita promocionar con libertad y que no incomode a otros. Mi contenido no le puede gustar a todo el mundo y siempre habrá alguien que sienta que estoy haciendo SPAM. He leído mucho en la web al respecto. Y a pesar de que uso -a diario- varias de las más conocidas redes sociales, voy a centrar este post en Facebook y Twitter.
A diario, cuando abro mi timeline en Twitter, me encuentro con muchas promociones de libros porque sigo a muchos autores independientes. Algunos, distribuyen sus tuits entre sus promociones, retuits, promociones a otros autores o a blogs literarios y algunas otras cosas que van encontrando por la red durante el día.
Otros, postean frenéticamente acerca de sus obras, sin respetar un intervalo de descanso entre los tuits que deberían postearse al día, el texto está lleno de hashtags y mencionan o etiquetan a otros usuarios para obligarles a leer, ver, tuitear, seguirles o compartir su contenido.
Eso me parece un abuso, sin embargo, puedo medianamente aceptarlo. Pero una de las cosas que considero imperdonables, es cuando un autor se toma el atrevimiento de escribir un post de promoción de una de sus obras en el muro de Facebook de otro autor.
Y ustedes tal vez están pensando que soy un poco exagerada, pero no. No lo soy.
Hay que ver a las redes sociales como un gran universo en el que todos tenemos que aprender a convivir con respeto hacia los demás, tal como lo hacemos en el mundo real. Partiendo del punto de que Twitter o Facebook son un universo, digamos que, cada perfil, es una casa. Si tu casa la cuidas y te esfuerzas por hacerla ver bien, para que quien te visite tenga una buena impresión de ti, ¿Por qué no respetar también el trabajo y empeño que ponen los demás en sus casas virtuales (perfil de la red)?
Me ocurre constantemente en Twitter. Encontrarme con tuits en los que me mencionan y copian un enlace o me explican con algo muy básico: MI TRABAJO. MI NOVELA. MI POST. LEE. ENTRA YA.
Al principio, hacía algún retuit y quizá marcaba como favorito. Ahora no. Lo ignoro porque me están obligando a hacer algo y no me gusta sentirme obligada.
Luego tenemos el otro caso, en Facebook, que también me ocurrió -hasta ahora una sola vez- y fue lo que me llevó a escribir este post en el blog.
Un día, recibí una notificación de petición de amistad. La acepté al ver que, la persona en cuestión y yo, compartimos pasión por la escritura y además, tenemos varios amigos en común que también son escritores. Bien, al día siguiente de aceptar la amistad, me encuentro con una notificación de que esa persona había publicado algo en mi muro. Cuando me conecto en Facebook y leo lo que era, me llené de indignación.
Esa persona se tomó el tiempo y la libertad -o atrevimiento- de publicar, en  mi muro, toda una presentación acerca de su trabajo, con enlaces incluidos, por supuesto.
Eso no está bien.
Y entiendo que tiene que haber competencia entre los escritores a nivel de marketing, no digo que no, pero que la competencia sea profesional y sana. Jamás hemos visto a Nike haciendo promoción en los perfiles de Adidas, Puma, etc. Ni a Apple en los de Microsoft. Cada quien tiene su espacio dentro de cada red social y hay que mantenerse dentro de ese espacio por simple respeto a los demás.
Imagina esta situación: yo soy cocinera y trabajo por cuenta propia haciendo menús diarios a domicilio. Tú te mudas a mi edificio, nos convertimos en vecinos. No nos hemos visto aún y al segundo día de estar instalándote en tu nuevo hogar, te dejo en la puerta de tú casa un paquete con la comida que preparo y mi tarjeta de visita. Digamos que, en un principio, lo podrías tomar como un regalo de bienvenida. Y resulta que mi comida te encantó pero por una razón u otra, no has podido visitarme para hacerme un pedido. ¡Ah! Pero como yo estoy desesperada en vender más, o simplemente vender, empiezo a llenarte tu buzón con flayers de promoción. COMPRA MI COMIDA. COMPRA. VAMOS. ¿QUÉ ESPERAS? Por seguridad, también empiezo a dejarte flayers debajo de la puerta de casa, en caso de que seas de esas personas que toda la correspondencia la maneja por internet para cuidar al planeta.
¿Qué crees que va a pasar? ¿Me vas a comprar o te vas a cansar de mí y de mi acoso? ¿No sería mejor dejar que el olor de mi comida salga de mi cocina, entre por la ventana de tu casa e invada sutilmente tu espacio haciendo que te sientas atraído, tentado a probar lo que preparo?
No está bien, bajo ningún concepto, que se obligue a alguien a leer una promoción, un relato gratis o visitar una página web porque tal vez, a esa persona, no le interese. Si alguien lee tu tuit en su timeline y le interesa, ten por seguro que irá directo al enlace que le dejaste. No hay porqué obligar a la gente. Cada quien tiene gustos y preferencias. Cada quien es libre de leer y retuitear o compartir lo que quiera. Incluso, cada quien es libre de seguir o dejar de seguir a alguien. Es así de sencillo y no hay porque forzar las situaciones o sentirse ofendido si te dejan de seguir.
No estés desesperado por querer hacerte conocer o hacer conocer tu trabajo con rapidez. No hay mejor publicidad que la que va de boca-oreja. La que recomiendan por gusto. Así que dale la libertad y la oportunidad a tus seguidores de que sean espontáneos y compartan tu contenido cuándo y cómo ellos deseen. Hazte presente de forma constante pero siempre desde tu espacio, sin invadir a los demás. Dales pequeños fragmentos de la historia que les siembre la curiosidad, acompaña tus tuits con imágenes.
Sé sutil. No impongas.
Sé profesional.
¿Y tú? ¿Qué opinas de esto?
¡Bienvenidos sean los comentarios!
Gracias por compartir este post :)

4 comentarios

Write comentarios
nina peña
AUTHOR
11 de julio de 2016, 16:32 delete

Gracias por tu entrada, siempre me parecen muy interesantes... Esto es otro mundo Estefanía.. lo que habitualmente funciona aquí no o al revés..Yo hoy he perdido 6 seguidores y he tuitead como siempre y cuando los he ganado tampoco he sabido bien como.. intento ser yo misma, ayudar a compañeros que también me ayudan a mi, y aportar artículos interesantes (como los tuyos) y aunque llevo poco tiempo con mi lbro algo poco a poco voy aprendiendo y me van guiando personas con consejos muy válidos. Lo que sí tengo claro es que aquí, como en todas partes, se debe observar la educación y la sana competencia, al fin y al cabo, es igual de complicado para todos... Un beso y gracias por tus consejos, que siempre son tan útiles. Todo esto no te lo podía decir en 140 caracteres jajaja

Reply
avatar
Stefania Gil
AUTHOR
19 de julio de 2016, 14:26 delete

Querida Nina, encantada de tenerte por aquí leyendo y comentando. Me alegra saber que mis post te ayudan en algo. Siempre intento escribirlos desde mi experiencia o de lo que lo que pueda investigar en las redes sobre un determinado tema. Nadie nació aprendido ejeje y este camino, como bien lo dices, no es fácil para nadie. Muy pocos ayudan, muchos clavan puñales. Siempre pongo de ejemplo a los autores del mercado anglosajon, si los imitáramos más, obtendríamos mejores resultados. Pero algunos tienen la creencia de que pisando al de al lado yo me voy a buscar un mejor puesto... en fin... el temas de las redes es extenso y no funciona igual para todos. Tienes que dedicarle tiempo y dedicación para descubrir qué te favorece y qué no. Te recomiendo que visites los blogs de ebookshermanos y ciudadano2.0 ellos tienen consejos super útiles de marketing y consejos valiosos para escritores.
¡Nos seguiremos leyendo, gracias por el apoyo y éxito en tu carrera literaria!
Saludos :)

Reply
avatar
kroana
AUTHOR
5 de diciembre de 2016, 15:56 delete

Todo lo que mencionas es a mi parecer de sentido común, aunque es obvio que no todas las personas piensan de esa manera y llegan a ser abusivos en sus promociones.

Saludos!

Reply
avatar
Stefania Gil
AUTHOR
30 de diciembre de 2016, 7:55 delete

¡Hola, Kroana! ¡Qué gusto tenerte por aquí! Así es, usualmente las cosas de 'sentido común' son las que más se obvian jajaja y hay de todo en el mundo, quien las obvia porque de verdad no se había enterado de nada y quien las obvia porque se hace pasar por tonto para conseguir todo de manera más fácil sin importar si son abusivos o no.
Gracias por leerme y compartir tu opinión.
¡Que tengas un exitoso 2017!
Saludos :)

Reply
avatar