¡No tengo tiempo para Escribir!

miércoles, enero 21, 2015 3 Comments A+ a-





Antes de convertirme en madre, había escuchado a muchas mujeres que se estrenaban como mamás, decir: No tengo tiempo de nada... Ni siquiera para bañarme.
Y yo siempre las criticaba. No entendía como un ser tan diminuto que lo único que hace es comer y dormir ¡no te permite hacer nada! Ni siquiera encontrar un momento para tomar un baño.
Pues bien, hay un dicho que reza: ¡No escupas para arriba porque la saliva, podría caerte en la cara!

¡No podía ser más real!

Desde que me convertí en mami... No he parado de decir “no tengo tiempo para escribir”
Y admito que todo es por falta de organización, aunque hay muchas veces que, aun siendo organizada en mi tiempo, hay factores externos que no me permiten sentarme a hacer aquello que más me gusta.
Son muchos los sentimientos encontrados al respecto, cosa que no es lo principal contar en esta entrada. Siendo organizada y constante, he encontrado la forma de poder escribir novelas, diseñar las portadas, hacer las promociones, mantener las redes sociales, escribir en el blog, mantener actualizada la página web y como si eso fuera poco, también debo sumar: mantener la casa, hacer comida, cuidar de mi hija y trabajar como cualquier otro mortal, porque aún, no puedo vivir de las ventas de mis libros.
Obtengo mucha ayuda de mi marido, no puedo dejar de mencionarlo porque se encarga de la niña, tanto -o a veces más- que yo. Pero recordemos que él también tiene sus proyectos y metas por las cuales debe luchar.
El caso es, que en estos dos primeros años como madre, pensaba que había perdido el tiempo como escritora. Pero, haciendo un balance el otro día, me di cuenta de que no todo estaba perdido.
En estos dos años, escribí 4 relatos: La Ciudad del Pecado, La Ciudad que Nunca Duerme, La Ciudad de la Luz y El Cupcake de la Discordia. Este último también está disponible en inglés. He estado escribiendo una novela que me ha llevado más tiempo del que quería invertir y a la cual todavía no encuentro como ponerle punto y final. Un cuaderno lleno de ideas y argumentos para futuros proyectos de escritura. Algunos personajes de esos proyectos, ya están armados y listos para empezar a trabajar.
Y he investigado mucho acerca de todo lo que debe hacer un autor Auto-publicado para hacerse notar y poder darse el gusto de vivir de sus libros.
Desde octubre del año pasado, tengo un poco más de tiempo disponible gracias a que mi pequeña va a la guardería y eso me ha permitido organizarme mejor para sacarle más provecho a esas cuatro horas que tengo al día.
Así que desde entonces, me organizo con listas de las cosas que debo hacer, porque no todos los días puedo hacer uso de ese tiempo libre para escribir. Hay muchos días en los que no cumplo con todo lo que había anotado en la lista, no me mortifico, sencillamente lo anoto como tarea pendiente para el día siguiente.

Digamos que vivo un día a la vez, eso me ha dado mejores resultados que cuando planificaba mis actividades por semanas o por meses.
Otras de las cosas que hago para motivarme a escribir más, es anotar cuántas palabras escribo por día y para cuál novela o relato las escribí. Eso me ayuda a saber en cuánto tiempo puedo escribir una novela de 150 páginas o un relato de 50 páginas. Así conseguí escribir “Siempre Te Amaré” la novela que saldrá en PREVENTA a partir del próximo 29 de Enero. Un logro súper importante para mí, que me demuestra que sí puedo combinar todas las actividades en un mismo día y lograr mis objetivos en corto tiempo.


A veces resulta complicado llevar tantas cosas a la vez. Pero así mismo, cuando algo nos apasiona y nos llena, sabemos cómo darle la vuelta a nuestro día a día hasta dar con la fórmula perfecta de tiempo que nos permita sonreír y sentirnos satisfechos, porque hemos conseguido hacer lo que nos gusta.
No está mal con soñar aquellas cosas que quisiéramos lograr en la vida. Lo malo es sólo soñarlo, sin siquiera haberlo intentado una vez. Me parece que es mejor fracasar y aprender de ese fracaso a que en el futuro te sientes en el sillón y te preguntes: ¿qué habría pasado si lo hubiese intentando? Eso, para mí, es terrible porque en realidad es una respuesta que nunca llegará.
Así que si crees que no tienes tiempo de nada, bien sea porque eres madre, esposa, ama de casa, mujer trabajadora que paga sus facturas de forma responsable, bueno, quizá de verdad no tengas tiempo... Pero podría ser falta de organización. Te invito a hacer experimentos a corto plazos, organiza solo la mañana del día siguiente y haz un balance al final de ese día para saber cómo te fue. Te aseguro que te vas a sorprender con los resultados. Y sin duda, existirán días en los que deberás sacrificar una hora de tu sueño, para invertirlo en tiempo productivo para alcanzar aquello que tanto anhelas.
¡Ah! No olvides que siempre está tú móvil... Desde el cual, ahora hago mucho de lo que dije anteriormente mientras me tomo el café de la mañana, antes de irme a la cama o como el momento en el que recorría la N-340 en un autobús que me llevaba a Málaga y yo, decidí escribir esta entrada para el blog.

¿Y ustedes? ¿Cómo administran su tiempo?
Si te gusto este post, por favor, ¿podrías compartirlo?






3 comentarios

Write comentarios
Ramón Somoza
AUTHOR
29 de abril de 2015, 13:18 delete

Yo creo que eso nos pasa a todos, y más cuando tienes hijos pequeños. (Y a las madres más, por mucho que ayude el marido).
Yo sólo puedo escribir cuando estoy de viaje: Tengo mucho tiempo en aeropuertos, aviones y hoteles. Ahora en mayo, con cinco viajes internacionales (incluyendo uno intercontinental) me voy a hartar de escribir... a ver si logro sacar el próximo episodio de "En órbitas extrañas"...

Reply
avatar
Stefania Gil
AUTHOR
7 de mayo de 2015, 13:49 delete

Hola Ramón!!!
Sí, yo creo que todos pasamos por esa falta de tiempo. Unos con más frecuencia que otros tal vez...
Que tengas buen viaje o buenos viajes y que sean de máximo provecho para que puedas escribir ese próximo episodio!

Un abrazo.

Reply
avatar
Oscar Iborra
AUTHOR
29 de junio de 2015, 10:53 delete

Buscar tiempo para escribir cuando tienes hijos es difícil. De hecho, combinar la escritura con otras cosas es difícil. Cuando yo me comprometí a retomar la escritura y no dejarla más - hace poco de eso - tuve claro que si quería escribir tendría que dejar otras cosas en segundo plano (y se puede, no todas, pero sí las suficientes), y que si sólo tenía una hora, pues una hora; si era media, pues media. Si sólo podían ser 100 palabras, pues esas 100. Desde ahí, ese hábito fue creciendo y ahora "saco" ese tiempo con más facilidad, o al menos me parece menos complicado que cuando empecé. Y los días que no escribo, noto que me falta algo. Así que si ya escribir no es tarea suficiente, compaginarlo con algo más es un quebradero de cabeza. Ánimo y a seguir escribiendo.

Reply
avatar

Publicidad

">